jueves, 3 de diciembre de 2015

Yo escribo historias de amor



Ella lleva un abrigo color mostaza. Que aún no se ha atrevido a quitarse.
Él tiene los labios cortados.
Los dos están escribiendo en una cafetería y es ella la que pregunta primero: ¿Y tú qué escribes?
Él: Yo escribo historias de amor.

Ay. Qué bonito. Ese personaje es como yo. Entonces soy yo el que se va a una cafetería porque hay días que me da por ser intenso, por tomar mucho café, inventarme una historia o contarle todo lo que se me ha ocurrido a mis amigos. Yo, que de pequeño quería escribir sobre sirenas, pero entendí que hay cosas que están destinadas a que no se nos den bien y a mí la fantasía... se me da realmente mal. Entonces puede que me encuentre a un chico, porque la ficción y la realidad de uno pueden ser dos cosas totalmente distintas, y que él también me pregunte lo mismo ¿Que qué le diría yo?

1: Simplemente porque me gusta.
2: Ah, bueno y también porque queramos o no a todos en algún momento nos gustaría o nos ha gustado enamorarnos.
3: Pero también están esos momentos en que nos odiamos por haberlo hecho. Duele.
4: Siempre me ha gustado lo mágico que puede ser el realismo si le metes zoom a la cámara. Lo hago cada vez que ando por la calle.
5: Es lo que leo, mis libros favoritos son de esta temática, por lo que tiene sentido que escriba también sobre ello ¿No?
6: El amor es muy amplio: Felicidad, seguridad, lágrimas, miedo, inseguridad, escape, etc...
7: Soy incapaz de no meter cosas mías y de mi alrededor en todo lo que escribo. Lo utilizo como una caja que llenar de recuerdos.
8: El amor también es locura, un domingo triste o un lunes que es poco rutina. Puede ser bonito, divertido o triste.
9: Dentro de una historia de amor puede haber miles de matices y otras tramas. Eso me encanta, reconocerlas y crearlas.
10: En el realismo tampoco es todo blanco o negro y cada personaje tiene muchos detalles, que en nuestra vida normal a veces pasamos por alto de las personas que conocemos. Como que ella lleva un abrigo de color mostaza y él tiene los labios cortados.

Entonces se levanta, me mira y susurra: Pues ahora no te voy a decir mi nombre.
Y sé que lo hace porque sabe que cuando escriba sobre él eso os hará seguir leyendo. 

Un beso. 

Dani. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.

© DanielOjeda, AllRightsReserved.